Restaurante Urbano
31 de Agosto, 17
20003 – DONOSTIA – San Sebastian
Tel. 943 420 434
http://www.restauranteurbano.com
urbano@restauranteurbano.com

Segunda visita a este moderno bar de pintxos de Donosti. Recordábamos haber comido bien en la anterior visita y decidimos repetir, ya que el tema de pincho a pie de barra no nos convence demasiado (como aperitivo está bien, pero como comida principal somos más de mesa y sobremesa). Situado en una de las calles más emblemáticas de la ciudad y rodeado por tradicionales restaurantes de pintxos, es un local de cuidada ambientación, con un correcto servicio y una destacable calidad de comida.

Pedímos el menú de mediodia (más que correcto) y lo acompañamos por un Venta d’Aubert Viognier de la denominación V.T. Bajo Aragón y que ya habíamos probado en nuestra última visita a Fitur.

Mientras esperabamos el menú, nos trajeron unos mejillones en escabeche de verduras. Bueno el mejillón, muy mal los platos (se que no hay que llevárselos a la boca, pero semejantes desconchones no quedan bien en ningún servicio y menos en un sitio como éste).

Mejillones en escabeche de verduras

El primer plato pedido por mi mujer y la mayor, fué un tomate que iba relleno de tartar de bonito fresco y (en teoría) de aguacate. Como no debían tener aguacate, decidieron unilateralmente rellenarlo de remolacha sin avisar al comensal. Acompañado por un chupito de (creo) gazpacho de tomate. Fresco. Original forma de servir un tartar, que me anoto para experimentar en casa.

Tomate del país en ensalada relleno de tartar de bonito fresco y aguacate

Yo opté por un pastel de espárragos con langostino y sus dos salsas. Lo había probado en la otra visita y lo recordaba mejor. Demasiado sabor a leche.



 Pastel de espárragos con langostino y sus dos salsas

El plato escogido por mi mujer como principal, fué un bonito en marmitako. No lo probé, pero tenía buena pinta. Quizá por el aspecto, un poco pasado de cocción, pero eso ya son manías mías…



Bonito fresco con «D.O.» en marmitako, con sofrito de guindilla dulce

Mi plato principal y el de mi hija mayor consistió en una pequeña degustación de chipirones preparados de las tres maneras más típicas del Norte: a la plancha (creo que la mejor forma de prepararlos y más cuando son recién pescados, que se convierten en un manjar difícilmente superable), en su tinta y a la Pelayo (encebollados). Muy buenos.

Chipirón pequeño a los tres estilos: Tinta, Pelayo y plancha

El plato de la pequeña fué un muslo de pato cebado en confit a la naranja , acompañado por unas patatas fritas. En palabras de ella: muy bueno!! De la salsa puedo dar fé ya que mojé pan y estaba muy gustosa.

Muslo de pato cebado en confit a la naranja




Los postres (muy buenos) fueron un pastel de chocolate con sorbete de mandarina y fruta de la pasión, y un sufflé de piña.

Pastel templado de chocolate y nueces con sorbete de mandarina y fruta de la pasión

Soufflé de piña con helado de vainilla y sopa de ron dulce



En conclusión, es un restaurante tranquilo en pleno casco de Donosti donde poderse sentar ya es un lujo. Comida bien elaborada a partir de buenas materias primas. El precio del menú al mediodía es de 22 € sin incluir bebidas.